La salud no tiene que ver nada más con estar libre de enfermedades. Ser saludable significa mantener un estado de bienestar físico y emocional que redunde en más felicidad, mayor tiempo de vida y menor posibilidad de desarrollar trastornos graves.

Llevar una alimentación balanceada, descansar, hacer ejercicio, mantener una actitud positiva y evitar los vicios son algunos de los tips para cuidarte y llevar un estilo de vida más saludable.

1. Hidrátate 

Tomar por lo menos 10 vasos de agua al día mantendrá a tu cuerpo hidratado y lo ayudará a desempeñar funciones vitales como la digestión, el transporte de nutrientes y la expulsión de desechos.

2. 3,2,1 Muévete

Realizar actividad física 3 veces a la semana evita el riesgo de enfermedad cardiovascular, osteoporosis, diabetes; ayuda a bajar el colesterol y te hará sentirte llena de vitalidad.

3. Come verde

Los consejos de la Organización Mundial de la Salud indican que es recomendable comer 5 raciones de frutas y vegetales al día. Te aportan vitaminas, fibra y antioxidantes, y reducen la posibilidad de cáncer, tensión alta y enfermedades intestinales.

4. Balancea tus comidas

Llevar una dieta balanceada en la que incluyas alimentos de todo tipo es la mejor manera de garantizarle a tu cuerpo el combustible y nutrientes para mantenerse sano y ejecutar las actividades del día a día.

 

5. Descansa

Cuando duermes se produce la regeneración de las células y la restauración de las funciones del organismo. Dormir 8 horas diarias está asociado a un mejor crecimiento y memoria y a un menor riesgo de hipertensión yenvejecimiento temprano.

6. A sonreír se ha dicho

Reír mejora la respiración y fortalece el corazón. Además, durante este proceso se liberan endorfinas que ayudan a tu cuerpo a enfrentar enfermedades .

 

 

7. No al estrés

El estrés puede traer consecuencias graves para tu salud, sobre todo, si se mantiene a largo plazo. El estrés debilita el sistema inmunológico y lo hace menos eficaz para luchar contra las bacterias .

 

8. Sin vicios

Fumar y beber alcohol acortan tu tiempo de vida y tienen efectos perjudiciales en la salud de tu hígado, corazón, estómago, piel y pulmones.

 

9. Piensa en positivo

Llevar una actitud positiva está relacionada con un tiempo de vida más largo. Alejar los malos pensamientos te hará sentirte mejor, al tiempo que sufrirás menos de enfermedades.

 

10. Disfruta del sexo

Se ha demostrado que durante el sexo se queman 350 calorías y se ponen en funcionamiento unos 500 músculos. Tener sexo seguro mejora tu estado de ánimo, oxigena tu cuerpo y te hace inmune a enfermedades.

Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de La luz lo es todo por pablofausto , disponible bajo la licencia Licencia de Atribución “Sharealike” en http://www.flickr.com/photos/pablofausto/2086420516/ 

El óxido nitroso es comúnmente llamado gas de la risa, o "aire de relajación", proporciona comodidad para la realización de los procedimientos odontológicos disminuyendo la ansiedad y el dolor.
La sedación produce en el paciente una disminución del estado de alerta por medios farmacológicos.
El óxido nitroso es una alternativa y no es de uso obligatorio en los procedimientos odontológicos de igual manera existen alternativas al óxido nitroso

El paciente está bajo observación mientras se le da óxido nitroso y hasta estar totalmente recuperado de los efectos del gas por lo tanto se requiere de una persona responsable de la sedación, con la titulación de Medicina, o en su caso Odontología, distinto del profesional que realiza el procedimiento, con formación adecuada y suficiente de carácter teórico-práctica en sedación y en reanimación cardiopulmonar (RCP) avanzada

BENEFICIOS POTENCIALES.
*El paciente permanece despierto y puede responder a las instrucciones que se le dan y a las preguntas que se le hacen.
*El óxido nitroso ayuda a superar la preocupación, la ansiedad o el temor a los procedimientos odontológicos
*Produce analgesia de leve a moderada facilitando así la práctica de los procedimientos odontológicos

Comunícate con nosotros al 8 29 70 00 - 302 2 38 06 76
o visitarnos en la CARRERA 10 # 2-71 Barrio Centro a pocos pasos del parque Principal de Santander de Quilichao

Carlos Bernardos, director técnico de GO fit da las claves para mantener tu salud a raya con el baile. "Practicar ejercicio bailando mejora la condición física de una manera eficaz a la vez que divertida", explica. Practicar ejercicio al ritmo de la música es una actividad aérobica muy completa que ayuda a mejorar la coordinación y a tonificar los músculos, sobre todo los de las piernas. Además, en función de la modalidad de baile que se practique, se podrán trabajar distintas zonas corporales. Bailar contribuye también a reducir la grasa acumulada, a aumentar nuestra flexibilidad y fortalecer las articulaciones y la espalda. 

Mejora nuestro estado de ánimo. Bailar ayuda a reducir el estrés acumulado a lo largo del día, puesto que exige unos niveles altos de concentración para poder seguir los pasos o las coreografías. También despierta la creatividad y la imaginación, porque en ocasiones exige altas dosis de improvisación.

Ayuda a reducir el volumen corporal. La estimación del gasto calórico depende principalmente de factores como el peso corporal, la intensidad y duración del ejercicio, el sexo y el nivel de condición física de la persona. Así, la 'quema' puede ser de hasta 550 calorías. 

Genera grandes beneficios físicos y mentales. Los últimos estudios demuestran que favorece a personas de todas las edades, mejorando la salud cardiovascular. Desde el punto de vista mental, recordar los pasos de una coreografía, por ejemplo, es un ejercicio ideal para ejercitar la memoria. 

Lo bueno del baile es que hay para todos los gustos. Si te gustan los ritmos latinos, elige Zumba; si te gustan los clásicos, puedes optar por los bailes de salón como el Rock&Roll, el Mambo y los Boleros; y si llevas el duende en las venas, el Flamenco será lo tuyo. 

“Practicar ejercicio bailando mejora la condición física de una manera eficaz a la vez que divertida”, explica Carlos Bernardos, que nos da las claves de las distintas modalidades de baile para moverse de la forma más saludable:

- Zumba: las sesiones son tan divertidas que no te darás cuenta del esfuerzo. Es una fusión de ritmos latinos y pasos fáciles de ejecutar que dan como resultado un programa de entretenimiento divertido y dinámico. Llegando a quemar hasta 800 calorías por sesión, el cuerpo notará cómo se fortalece y conseguirás mayor flexibilidad, mediante movimientos de baile combinados con una rutina aeróbica.

- Aerodance: si quieres trabajar tus piernas, ¡éste es tu ejercicio! Alternando pasos de baile tan conocidos como el tango o el jazz con el aerobic, tonificarás rápidamente tu cuerpo, aumentando tu fuerza y agilidad.

- Baile Moderno: es la actividad perfecta para los amantes de la música, el baile y la diversión. Si te gusta el jazz y el Hip-Hop el baile moderno es tu clase para ponerte en forma, aprendiendo coreografías llenas de ritmo que podrás presumir en la pista de baile.

- Danza Oriental: es el baile perfecto para aquellas mamás que quieren recuperarse del parto ya que los movimientos fortalecen y aportan tono muscular a la zona pélvica. La danza del vientre combina elementos tradicionales de Oriente Medio con otros del norte de África, mejorando así la flexibilidad y la fuerza.

- Bailes de Salón: disfruta de los diferentes ritmos y ejercita tus músculos con la mejor compañía. Estilos como el Bolero, Mambo, Rock&Roll, Salsa… tienen cabida en esta modalidad tan extendida en España. 

- Flamenco: disfruta del baile español por excelencia y aprovecha los innumerables beneficios que aporta al cuerpo. Es una actividad en la que, de forma coordinada y siguiendo el ritmo de la música, conseguiremos mejorar nuestra coordinación y forma física.

 Información : Mujerhoy.com

El Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer (WCRF, por sus siglas en inglés) presentó un plan de 10 puntos para reducir el riesgo de contraer cáncer hasta en un 40% basado en  investigaciones que involucran a más de 51 millones de personas.

Cada década, el Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer (WCRF) actualiza su guía para reducir el riesgo de desarrollar cáncer.

De acuerdo con esa institución, si una persona reduce o limita el consumo de carnes procesadas (en especial los embutidos) y  el consumo de alcohol, el riesgo de desarrollar cáncer se reduce en un 40%.

De acuerdo con Business Insider, el estudio se compiló utilizando investigaciones que involucraron a más de 51 millones de personas. En la lista de consejos, la prevención de la obesidad es uno de los más importantes. De hecho, según la nueva guía del WCRF, la obesidad podría superar el tabaquismo como el “factor de riesgo número uno para el cáncer” en las últimas décadas.

Ahora hay pruebas sólidas de que el peso excesivo es la causa de al menos 12 cánceres, cinco más que cuando se publicaron las últimas recomendaciones de WCRF en 2007, dijeron los autores. Por primera vez, se han incluido recomendaciones separadas para limitar el consumo de refrescos (instando a las personas a “beber principalmente agua y bebidas sin azúcar”) y alimentos procesados.

El cáncer, las enfermedades cardiovasculares, las enfermedades respiratorias crónicas y la diabetes son la principal causa de muerte a nivel mundial, representando el 70% de todas las muertes y el 56% de las muertes prematuras (antes de los 70 años, que es la media mundial de esperanza de vida).

Se prevé que las muertes totales y prematuras por estas enfermedades aumenten a 52 millones y 19,5 millones, respectivamente, en 2030 (frente a 40 millones y 17 millones en 2015).

Los hallazgos también incluyen una fuerte evidencia de que la lactancia materna protege contra el cáncer de mama en la madre y promueve el crecimiento saludable del bebé.

Las 10 recomendaciones incluídas en el informe del WCRF son:

-Mantenga su peso dentro del rango saludable y evite subir de peso en la vida adulta

-Manténgase físicamente activo como parte de la vida cotidiana: camine más y siéntese menos

-Coma una dieta rica en cereales integrales, verduras, frutas y frijoles. Haga que los cereales integrales, las verduras, las frutas y las legumbres (leguminosas) como los frijoles y las lentejas sean una importante parte de su dieta diaria habitual

-Limite el consumo de ‘comidas rápidas’ y otros alimentos procesados ​​altos en grasa, almidones o azúcares.

-Limitar el consumo de carnes rojas y procesadas.

-Limitar el consumo de bebidas azucaradas.

-Para prevenir el cáncer, es mejor no beber alcohol.

-No usar suplementos para la prevención del cáncer. Trate de satisfacer las necesidades nutricionales a través de la dieta solo

-Para las madres: amamante a su bebé, si puede. La lactancia materna es buena tanto para la madre como para el bebé

-Después de un diagnóstico de cáncer: siga nuestras recomendaciones, si puede, consulte con su profesional de la salud sobre qué es lo correcto para usted.

Entre las recomendaciones que hacen a los tomadores de decisiones, el WCRF propone que además de ofrecer opciones más saludables para la población, se restrinja la promoción y publicidad de bebidas azucaradas, carnes y consumo de grasas, y que se regulen las etiquetas de la comida.